Dolor articular y muscular post-covid

807 views
4 minutos de lectura
4.9
(19)

Hoy en día está de moda justificar y culpar al COVID por nuestra falta de memoria, falta de voluntad de realizar ciertas tareas, dolor en el cuerpo y aumento de peso.

Parece que, quien no se infectó con el virus, está en desventaja; pues no tiene como justificar la falta de atención, desmotivación, dolor por falta de ejercicio y sobrepeso por mala alimentación.

Ante una enfermedad que marcó nuestras vidas con un antes y un después, y mostró la fragilidad del ser humano ante la incertidumbre, desinformación e instinto de supervivencia; descubrimos en sociedad la esencia humana y la verdadera empatía y resiliencia; enfermedad joven que llegó debutando con la falta de conocimiento científico para combatirla y viralizando incontables tratamientos oportunistas empíricos y deshumanizados.

Mi objetivo en este artículo es informar y recomendar tratamiento a través de diferentes estudios científicos realizados hasta la fecha, sobre una de las grandes secuelas de la infección por COVID-19 “DOLOR MUSCULAR Y ARTICULAR” que afectan a un gran número de personas.

El dolor articular y muscular se han tornado síntomas cada vez más frecuentes post infección por COVID-19 ya sea como primer síntoma o aumentando un dolor ya preexistente. Un estudio publicado en la revista JAMA Network en enero de 2023 mostró que los dolores musculares fueron el 5to síntoma más frecuente en la fase aguda de la infección y los dolores articulares fueron la 3ra causa más frecuente de síntomas que persistieron post la cura de la infección por COVID-19. Otro estudio mostró que estos síntomas no tienen ninguna relación con la gravedad de la enfermedad a pesar de haber aparecido en el 27.3% de las personas infectadas; osea que estos síntomas durante la infección no determinan nuestro pronóstico ni son relacionados directamente con enfermedades reumatológicas como artritis reumatoide.

Es importante determinar que una de las causas del dolor articular puede ser la falta de movilidad durante el periodo de recuperación de la infección, pues perdemos masa muscular (atrofia) por estar en reposo y aumentamos la rigidez osteoarticular principalmente en las grandes articulaciones como la rodilla, hombros y tobillos. Aumentando el riesgo de artrosis (degeneración de la articulación).

Síndrome Post-COVID-19 es el nombre que está siendo utilizado para definir los problemas crónicos de salud que las personas presentan después de recuperarse de la infección, estos pueden durar días o meses y en la actualidad están en estudio los efectos a largo plazo.

Las principales y más frecuentes secuelas de la infección por COVID-19 son:

  • Dificultad respiratoria
  • Cansancio a menos esfuerzos
  • Dolores musculares y articulares
  • Dolores de cabeza
  • Perdida de olfato y paladar(sabor)
  • Alteraciones de memoria
  • Ansiedad/ Depresión
  • Perdida del cabello
  • Dolor en el tórax

    La palabra “PANDEMIA” se tornó famosa y temida en los últimos años, así como su protagonista COVID-19 (SARS-CoV-2) y ahora sus efectos a largo plazo y posibles secuelas son una incógnita para la ciencia médica siendo uno de los principales objetivos de estudios a mediano y largo plazo.

_______________

El dolor musculo-esquelético se tornó un síntoma frecuente e importante post infección por COVID-19 pues el dolor apareció o se agravo en un 85.7% de los pacientes en un estudio reciente. Según los investigadores los factores que contribuyeron con esos síntomas fue el tiempo de internación hospitalaria y la presencia de enfermedades crónicas preexistentes como diabetes e hipertensión.

Los principales síntomas musculo-esqueléticos relacionados al dolor post COVID-19 son:

  • Dolor lumbar
  • Dolor cervical
  • Fatiga muscular
  • Dolor muscular
  • Dolor en las piernas
  • Dolor articular (rodillas, hombros, cadera y tobillos)
  • Sensación de adormecimiento en manos

    Un estudio publicado en Rio de Janeiro, Brasil 2022, muestra que los principales motivos para el desarrollo de los dolores musculares pueden ser asociados a una respuesta inmune aumentada como defensa de nuestro cuerpo ante el virus, ocasionando procesos inflamatorios descontrolados, así como la hipercoagulabilidad de la sangre por lo cual existe un riesgo mayor de trombosis, lesiones microvasculares y hasta por la toxicidad directa de la infección.

    Una de las grandes enseñanzas que nos dejó el COVID-19 para la vida, es que, tener un estilo de vida saludable es un factor protector para minimizar la gravedad de la enfermedad y la gravedad de las secuelas.

    Un estudio de la universidad de Stanford ya mostraba que 73% de las muertes en centros urbanos se debía a estilo de vida poco saludable. Pensando en eso mantener los cuidados con la promoción y prevención de salud es esencial para evitar complicaciones y minimizar las secuelas, por eso les muestro algunos factores de riesgo que pueden ser modificados para mejorar nuestra vida:

  1. Estrés: alto niveles de estrés ocasiona una disminución de nuestra inmunidad y nos deja vulnerables a enfermedades agudas y crónicas.
  2. Sobrepeso y obesidad: Además de mostrarse un factor fundamental para la gravedad de la infección por COVID-19, es un grande desencadenante de enfermedades crónicas como hipertensión arterial, diabetes, artrosis, entre otras.
  3. Sedentarismo: La falta de movilidad es un factor determinante para agravar las secuelas post COVID-19 entre ellas el dolor osteoarticular y muscular.
  4. Fumar: Sustancias irritantes directo en el pulmón y sistema circulatorio solo podrían fragilizar nuestras defensas contra infecciones oportunistas.

El tratamiento para el dolor musculoesquelético post infección por COVID-19 es diferente de persona a persona y depende del tipo de dolor, localización, intensidad, frecuencia y su principal causa; algunas opciones interesantes son medicamentos analgésicos y anti inflamatorios, fisioterapia orientada y ejercicio físico con el objetivo de aumentar la masa muscular, alimentación saludable y evitar al máximo situaciones estresantes que nos alejen de la sensación de bienestar.

_______________

Una enfermedad que infectó a más de 700 millones de personas, que nos llenó de impotencia, fragilidad, nos presentó el miedo a lo desconocido, nos mantuvo cautivos y nos llenó de ansiedad y esperanza con una vacuna “NO PUEDE SER TAN FÁCILMENTE OLVIDADA”; ahora nuestra generación conoce una Pandemia y tenemos el deber social de compartir nuestra experiencia personal con las nuevas generaciones de una forma positiva, para minimizar las secuelas psicológicas, físicas y sociales que este tipo de experiencias nos pueden dejar.

Espero haber sido de su ayuda. Los invito a leer mis artículos anteriores en mi columna de opinión. Sus comentarios también son bienvenidos. Até a próxima!

Valora este post:

Promedio de puntuación 4.9 / 5. Recuento de votos: 19

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos

Presencia Mujer Latina 2023
II Edición / Sept. 18-22

X
error: Enfrentarás demandas millonarias x copiarme!!